Las primeras 24 horas de Mega, un comienzo agridulce

El 19 de enero era una fecha que muchos teníamos señalada en el calendario porque era el día señalado por Kim Dotcom para lanzar su nuevo servicio, Mega. La fecha elegida no era algo casual puesto que coincidía con el día en el que, un año antes, una esperpéntica operación policial detenía a Dotcom en su casa y el FBI cerraba Megaupload. Rememorando esta escena (con un simulacro de redada policial), Kim Dotcom arrancó el evento de presentación de Mega, su servicio de almacenamiento en la nube que, en sus primeras horas de vida, está dejando un sabor algo agridulce entre los usuarios que se han registrado para probarlo.
Lanzamiento de Mega

El Registro y funcionamiento

Mega es un servicio de almacenamiento en la nube que arranca con una oferta que hace temblar a pesos pesados como Google Drive o Dropbox puesto que, de manera gratuita, se ofrecen a los usuarios 50 GB de espacio de almacenamiento donde, además, ciframos los archivos que subimos (desde su origen). Con este planteamiento y toda la "campaña de expectación" que Dotcom ha estado llevando a cabo durante estos meses, a nadie le sorprende que durante la primera hora se registrasen 100 mil cuentas.

De hecho, con menos de 24 horas "al aire", Mega superó el millón de cuentas registradas y el aluvión de altas y visitas le ha hecho experimentar grandes problemas de rendimiento que se han traducido en una pésima experiencia de usuario. Durante el día de ayer, el proceso de alta presentó bastantes problemas y fallos, haciendo complicado el proceso a pesar de que los datos solicitados son pocos (en mi caso, tuve que intentar el registro tres veces y, tras completarlo, el acceso me fue imposible).
Con tanta inestabilidad es complicado atreverse a emitir una valoración del servicio porque, por ejemplo, crear una carpeta es casi tarea imposible (el servicio se queda eternamente en el proceso) y mucho menos subir un archivo.

De todas formas, lo que sí que podemos decir es que el cliente web está desarrollado sobre HTML5 y que, la primera vez que entramos, se genera la famosa key que se utiliza para cifrar nuestros archivos. En términos generales, el interfaz web es muy simple (quizás demasiado austero) y no parece complejo de manejar y, como detalle interesante, según reza en los términos del servicio se ha intentado optimizar el espacio que utilizamos para evitar que, por ejemplo, tengamos archivos duplicados subidos (primando siempre el que ya está subido y evitando que volvamos a subirlo de nuevo).

La inestabilidad

Salvo el acotado grupo que tuvo acceso antes del lanzamiento oficial, el resto de los mortales hemos tenido muy difícil operar con Mega debido al gran aluvión de altas y visitas; una arquitectura que parece no haber soportado el gran pico de demanda que le ha llegado (o que, quizás, como bromeaba Dotcom en un tweet, salieron a producción sin realizar pruebas de carga al sistema).
Este problema de rendimiento, que recuerda un poco a los primeros días de Google+, ha enervado bastante a algunos usuarios que han tachado el lanzamiento de Mega como el "MegaFail" por todos estos problemas. En el fondo, este tipo de cosas son algo normal en servicios nuevos que han generado una gran expectación y que, directamente, abren sus puertas sin pasar por una beta o la beta es tan masiva que, realmente, es complicado realizar unas pruebas piloto.

Según el propio Dotcom, esperan estabilizar el servicio en el plazo de un par de días y, partir de ahí, podremos someter a Mega a pruebas de uso y, por ejemplo, podremos reseñar el servicio como se merece.

La privacidad, el anonimato y el copyright

A pesar de que Mega se había dibujado como el resurgimiento de Megaupload, el escenario es muy distinto. Vale la penar echar un vistazo a los términos del servicio de Mega y las FAQ para descubrir algunos detalles y diferencias.
Dotcom ha decidido no jugársela con Mega y se ha blindado bastante, prueba de ello son los siguientes aspectos:
  • Mega advierte en los ToS que no se garantiza el anonimato de los usuarios y que, ante petición de las autoridades, pueden entregar los datos almacenados sobre los usuarios. ¿Datos almacenados? Pues sí, además del nombre o la dirección de correo, Mega almacenará los logs, las direcciones IP utilizadas, tráfico cursado, etc
  • Otro detalle interesante es el relacionado con la propiedad intelectual y el copyright, un terreno en el que Mega apuesta por el descargo de responsabilidad y se la pasa al usuario que, dentro de la aceptación de los términos de uso, se compromete a no vulnerar la propiedad intelectual de terceros y, además, no se hacen responsables del contenido de los datos almacenados o si éstos se pierden o corrompen.
Mega se ha estado promocionando con un servicio de almacenamiento en la nube que iba a ofrecer un servicio seguro, distribuido y cifrado. El cifrado, sin duda alguna, es uno de los aspectos más destacados y uno de sus valores diferenciales; sin embargo, el anonimato no está garantizado y Kim Dotcom se las ha arreglado para caracterizar al servicio como un simple contenedor o espacio de intercambio en el que su compañía, simplemente, nos provee del hosting pero no se vinculan a lo qe que guarden los usuarios en sus servidores.

Los retos de Mega

Además de los 50 GB gratuitos, Mega ofrece opciones de pago que con paquetes de 500 GB, 2 TB y 4 TB que oscilan entre los 9,99 dólares y los 30 dólares mensuales; una oferta orientada a usuarios que manejan grandes volúmenes de archivos o buscan un respaldo en la nube que es bastante competitiva (aunque Dotcom no se haga responsable de las pérdidas de datos que podamos sufrir).
Los problemas de rendimiento de Mega retrasan cualquier análisis en profundidad pero, en mi opinión, Mega llega con un gran empuje para hacerse hueco entre pesos pesados consolidados como Dropbox, Box o Google Drive, algo que habrá que seguir de cerca. A pesar de todo, y su prometedora carrera, Mega no es el sustituto de Megaupload que esperábamos, sí que es un espacio en el que almacenar en la nube archivos pero dista de parecerse a su antecesor por el blindaje legal al que se ha sometido y en el que, entre otras cosas, el cifrado se usa como escudo para evitar conocer qué guardan o comparten los usuarios.

Mega es un cambio de estrategia con respecto a Megaupload, un servicio adaptado a las reglas del juego imperantes que dudo mucho que termine siendo el repositorio en el que encontrar música, películas o cualquier otra cosa, alejándose de la imagen del cyberlocker que sí que fue Megaupload.

Entradas populares de este blog

Descomprimir archivos .rar en GNU/Linux

Cómo recuperar Grub 2 sin utilizar un live cd

Descubre de qué se trata la nueva tecnología LiFi